CARTA AL EQUIPO DE GOBIERNO DE LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE BARCELONA (UAB)


Carta al equipo de gobierno de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)

Ante la toma de posición del Equipo de Gobierno de la Universidad Autónoma de Barcelona, diversos profesores de la misma estamos enviando esta carta haciendo constar nuestra oposición a que un órgano rector de una institución pública tome posiciones políticas y respecto de las decisiones judiciales, puesto que ello constituye una conducta inapropiada para una institución de tal naturaleza en el marco de un Estado democrático de Derecho.

Animamos a que otros profesores, a los que no sabemos cómo hacerles llegar la carta, la firmen a su vez y por ello la difundimos también por este medio. Se trata de una manifestación individual, para evitar que pueda ser instrumentalizada, que se tiene que hacer llegar a cualquier miembro del Equipo de Gobierno.

TEXTO DE LA CARTA

Al equipo de Gobierno:

durante la mañana del día 16 de octubre, el equipo de Gobierno de la Universidad Autónoma de Barcelona ha remitido al personal que trabaja en la misma, un mail en la que se convocaba a la comunidad universitaria a realizar un paro de 15 minutos, a las 12h del mediodía, con el objetivo de expresar “el rechazo por el encarcelamiento de Jordi Sánchez y Jordi Cuxart”.

Un mail y una convocatoria parecida se realizaron el 20 de septiembre por motivo de la detención de altos funcionarios del Govern, como consecuencia de la investigación judicial y policial para evitar la realización del referéndum inconstitucional (lo acaba de ratificar el TC) el 1 de octubre.

Como miembro de la comunidad universitaria, debo rechazar este tipo de actuaciones por parte de quienes nos gobiernan en la institución.

  • Primero, porque considero que, en democracia, el equipo de Gobierno no debe manifestarse sobre actuaciones judiciales en curso. No es su tarea, ni contribuye a la buena marcha del Estado de Derecho. Lamentar un encarcelamiento por la posible realización de graves delitos tipificados en el Código Penal y calificarlo de “medida totalmente desproporcionada e inoportuna” contribuye a deslegitimar la actuación de las instituciones democráticas y a introducir un elemento de oportunidad política en el sistema judicial que mina su independencia.
  • En segundo lugar, el Rectorado no ha de manifestar en ningún caso opiniones políticas. El apoyo a las posiciones de quienes quieren conseguir la independencia para Cataluña o cualquier otro proyecto político, de forma legítima o ilegítima, afecta gravemente a la libertad ideológica de todos los miembros de la comunidad universitaria, a los que se les hace comulgar con planteamientos que tienen que quedar reservados a la esfera interna de la conciencia.

Como afirmó tempranamente el Tribunal Constitucional (y ha venido confirmando el Tribunal Europeo de Derechos Humanos), “en un sistema jurídico político basado en el pluralismo y la libertad ideológica de los individuos todas las instituciones públicas han de ser ideológicamente neutrales” (STC 5/1981, de 13 de febrero, FJ 9).

Por ello, pido encarecidamente al equipo de Gobierno que en el futuro se abstenga de realizar llamamientos y paros para protestar por acontecimientos políticos y judiciales que afectan a determinados planteamientos ideológicos de la sociedad. Y pido que se dejen de utilizar las listas de distribución para tal fin.

Les saluda atentamente

Teresa Freixes
Catedrática de Derecho Constitucional.
Universidad Autónoma de Barcelona (UAB)